viernes, 2 de diciembre de 2016

The Rolling Stones - Blue & Lonesome - 2016

Imagino lo que estarán diciendo los lectores de este blog... "Otra vez los Stones?!" Y bueno, queridos amigos, es así, no lo puedo evitar. Ellos me han enseñado el camino, nombres como Muddy Waters, Little Walter, Howlin Wolf, Otis Redding... los oí primero saliendo de sus bocazas. Y creo que no me va a alcanzar la vida para devolverles todo lo que me dieron. Entonces, al grano. 

Por primera vez en su carrera, los Rolling Stones han elegido editar un disco conteniendo únicamente covers de blues. El primer tema, "I’m Just Your Fool", explota por los parlantes, sonando mas crudo y vibrante que lo que la banda sonó en años. Si bien Blue & Lonesome nos puede sonar como a un show de Mick Jagger y su banda (su voz y su armónica realmente llevan el disco adelante) hay fantásticas contribuciones guitarrísticas por el tal Keith Richards y su flacucho amigo Ronnie Wood. El sonido es visceral y esta vivo, las guitarras sacan chispas, los tambores suenan duro y todo -incluida la voz de Jagger- suena levemente distorsionado, como si estuvieran tocando a un volumen que lo micrófonos no pudieran manejar. Pero claro, eso es obra del maestro Don Was. 
Ademas de algunas impresiones propias, seleccioné algunos pasajes de una entrevista publicada en la Revista Rolling Stone, 
donde los músicos hablan de la génesis del disco. Imaginemos que estamos ahí y disfrutemos del mejor disco de los Stones en... 30 años?! Y si, porqué no?!


Según explica Keith Richards, en diciembre 2015 la banda se encontró en el estudio de Mark Knopfler, el British Grove Studio en Londres, para trabajar en canciones nuevas. Resulta que el estudio de Knopfler es enorme, equipado con una mezcla ideal de equipos tanto vintage como modernos, techos altos, hermosos pisos de madera. Aun así, se trata de un contexto nuevo para los Stones. "Nos conozco muy bien, declara Richards, y se que grabar música nueva en un estudio nuevo, puede llevarnos semanas antes que podamos ganarle el sonido al lugar." Entonces Richards le sugiere a Ronnie que se aprenda un viejo lado B de Little Walter, "Blue and Lonesome" como para romper el hielo nomás. Traen el tema al estudio, Jagger se suma con su armónica y en dos tomas la banda encuentra lo que estaba buscando. Siguen con "Baby, please, come back to me,", a pedido de Jagger y las cosas siguen funcionando muy bien. Al día siguiente, es Jagger quien ha sido cautivado con la idea y sorprende a todos trayendo, él mismo, mas opciones de covers. Pero no son los clásicos de siempre. Son temas menos populares, mas oscuros, tal vez, a lo que nos tienen acostumbrados. 

Eric Clapton esta en la sala contiguo, mezclando algunos tracks, y por supuesto, un día, entra al estudio que ocupan los Stones. A saludar nomás. Cuentan que su reacción es la de un fanático, se queda sorprendido de lo que escucha. Sus amigos le piden que se sume en una o dos canciones, y Eric elige una de las guitarras de Richards, una Gibson 335 que lo ayuda a lograr un tono mas gordo, como en sus viejos tiempos. Podemos escuchar a la banda aplaudiendo a Clapton al final de "I Can't Quit You Baby." Eso esta en el disco. 

"El disco se hizo solo" dice Richards. "Bueno, también fue producto de una vida entera investigando" agrega Wood. Los legendarios weaving (algo así como tejidos) de guitarras se sacan chispas en “Commit a Crime” y “Ride ‘Em on Down,”. Mi conclusión es que hoy día, The Rolling Stones se sienten mas cómodos haciendo este repertorio, que sus propios temas. Volviendo a sus raíces, los Stones encuentran una nueva forma de envejecer.


Mick explica -con mucha humildad- que lo que hace especial al blues son los pequeños cambios que se van sucediendo generación tras generación. "Los músicos reinterpretamos y así le agregamos algo al género. Elmore James reinterpretó a Robert Johnson, lo mismo hizo Muddy Waters. No digo que nosotros estemos dando los saltos que ellos dieron, pero podemos ayudar un poco reinterpretando estas canciones." Keith Richards se juega en afirmar que "este es el mejor disco que Mick Jagger ha hecho jamas". Richards es un eterno fan del Jagger armonicista. "Verlo al tipo disfrutando lo que hace mejor que nadie... y digamos la verdad, la banda también hace lo suyo" concluye.  

Para cerrar, comparto una cita publicada en la cuenta de twitter de Keith: “Trajimos el blues al centro de la escena otra vez. Y por eso, estoy eternamente orgulloso. Es probable que esa sea la única forma en la que yo pueda entrar al cielo” - KR. 



Músicos: 
Mick Jagger – vocals, harmonica
Keith Richards – guitar, vocals
Ronnie Wood – guitar
Charlie Watts – drums
Darryl Jones – bass guitar
Chuck Leavell – keyboards
Eric Clapton – guitar on "Everybody Knows About My Good Thing" and "I Can't Quit You Baby"
Matt Clifford – keyboards
Jim Keltner – percussion on "Hoo Doo Blues"

Temas: 
"Just Your Fool", Buddy Johnson
"Commit a Crime", Howlin' Wolf
"Blue and Lonesome", Memphis Slim
"All of Your Love", Magic Sam
"I Gotta Go", Little Walter
"Everybody Knows About My Good Thing", Miles Grayson and Lermon Horton
"Ride 'Em On Down", Eddie Taylor
"Hate to See You Go", Little Walter
"Hoo Doo Blues", Otis Hicks and Jerry West
"Little Rain", Ewart G. Abner Jr. and Jimmy Reed
"Just Like I Treat You", Willie Dixon
"I Can't Quit You Baby", Willie Dixon

lunes, 14 de noviembre de 2016

The Rolling Stones - Out of Our Heads - 1965


A mediados de los sesenta, The Beatles mostraban con cada nuevo álbum editado, nuevas facetas de lo que una banda de pop y rock podía hacer en aquellos tiempos. Mientras tanto, The Rolling Stones se iban convirtiendo solo en una buena banda de covers que no tenía mucho mas para decir. "Out of Our Heads" cambiaría esa historia para siempre. En solo 30 minutos, los Stones hurgan en su pasado (con seis covers) y espían a su futuro (con otra media docena de temas propios) y, liderados mas que nunca por Jagger y Richards, llevan a la banda al próximo nivel. 

Para hacer este álbum, en mayo del 65 los Stones visitaron por segunda vez los estudios Chess de Chicago, el hogar de sus ídolos. Sin embargo, eligieron covers mas alejados del blues para acercarse al soul mas puro. En "Out of Our Heads" eligen artistas de R & B americanos, desconocidos para muchos adolescentes blancos en esa época. Los Stones entregan crudas versiones de "Mercy Mercy" (Don Covay), "That's How Strong My Love Is" ( Otis Redding), "Good Times" (Sam Cooke), "Cry to Me" (Solomon Burke) y "Hitch Hike" (Marvin Gaye). Podríamos afirmar que re interpretan los temas en lugar de simplemente "hacer covers". Jagger no es comparable con esos cantantes negros, eso lo sabemos. No obstante suena sumamente auténtico y personal en su desempeño al frente de estos clásicos.

La explosión, sin embargo, la trajo una canción que Jagger y Richards escribieron: "(I can't get no) Satisfaction,". En ese track, Jagger encuentra el perfecto traje para ese personaje que estaba creando; Keith Richards asume el mandato divino de convertirse en Rey del Riff y el resto de la banda acompaña de manera mas que correcta, con una justeza rítmica y algunos matices muy apropiados. Aún así, Mick y Keith se sentían inseguros como dupla compositiva y eligieron usar el seudónimo "Nanker Phelge" para otros temas:, "Play With Fire," "The Under Assistant West Coast Promotion Man". "The Last Time" y "Satisfaction," en cambio, llevan la estampa "Jagger / Richard". Richard sin la "S" final, pues en esa época Keith estaba peleado con su padre y decidió modificar su apellido.

Para 1965, el mercado de la música pop era algo muy endeble pensando en el futuro, era una moda que no otorgaba garantías de pasar a la posteridad: ¿Cuánto podía durar esa locura adolescente? Viéndolo desde nuestro punto de vista, mas de 50 años después, resulta extraño de pensar, pero en muchos aspectos era así. “Satisfaction” pega una patada a esa estantería y consolida las cosas. La canción desafía al sistema y The Rolling Stones se visten de héroes de los adolescentes y representantes de esa contra cultura y desde el título del disco lo asumen: "Si, estamos tan locos como todos piensan y tal vez estemos un poco drogados ("Out of our heads" se podría traducir como "De la Cabeza").


“Satisfaction” es sucia, pendenciera, blusera, un clásico de una era, una formula que sería reciclada una y otra vez por cientos de bandas alrededor del mundo, la número 1, la marca registrada de los Stones. En su libro "LIFE", Keith Richards cuenta algunas intimidades: "Todo fue cuestión de usar un pequeño pedal, el pedal de distorsión Gibson que acababa de salir hacía poco. Solo usé pedales en dos ocasiones, los efectos no son lo mío. En "Satisfaction" me estaba tratando de imaginar un arreglo de vientos, lo grabé para luego usarlo como referencia. La distorsión sirvió para darle algo de forma de lo que después serían los vientos, que nunca se grabaron. Quedó un sonido que no se había oído jamás en ninguna parte y fue lo que captó la atención de todo el mundo. Andrew Oldham la sacó sin consultarnos mientras estábamos en la carretera, la escuchamos por primera vez en una radio perdida en Minnesota, la mezcla aún no estaba terminada! A los diez días eramos número uno en todo USA.... Pasaron mas de diez años hasta que la empezamos a tocar en vivo, porque no lográbamos hacerla sonar como nosotros queríamos."   

Otis Redding en el 65 y Aretha Franklin en el 67 hicieron su cover de "Satisfaction" y legitimaron de alguna manera a The Rolling Stones dentro de la música negra. Además de las mencionadas sesiones en Chess, el disco también fue grabado en los Regent Sound Studios de Londres y RCA Studios en Hollywood (allí fue grabada "Satisfaction"), así como también una versión en vivo de "I'm Allrigth" de Bo Diddley. La foto de tapa es de David Bailey y llamativamente la cara de Richards esta en el centro de la foto y se lleva toda la atención, mientras que Jagger asoma por detrás.
Los Stones grabando en los Estudios Chess
Nada fue igual luego de este disco. Los Stones se harían mas y mas grandes y harían mejores discos con el correr de los años, dejando de lado los covers. Como ya mencionamos en el blog alguna vez, en esta época habían empezado a girar varias veces por año por todo el territorio de los Estados Unidos. Horas de ruta escuchando radios locales, frecuentes visitas a los paradores negros en donde escucharon y zaparon blues en el lugar mismo donde nació. Todas estas experiencias los convirtieron en verdaderos musicólogos, expertos en la música americana y ellos como nadie cruzaron esa música de blancos y de negros y la transformaron en su adn. "Out of Our Heads" fue el primer paso significativo en esa dirección, por eso, no lo dudes y Escuchate Esto! 

jueves, 10 de noviembre de 2016

Jack's Big Music Show - Buddy Guy - The King of Swing

Una de mis primeras experiencias como padre compartiendo tiempo frente al televisor con mis hijos, fue conocer Jack's Big Music Show. Tres personajes que se juntan en una casa club, pero siempre en torno a la música. Y la mas grata de las sorpresas fue la visita al programa de Buddy Guy con su Strato a lunares, interpretando a un personaje llamado "King of Swing". Como dice Buddy en el video, "It's time to swing!"


Como bonus track les dejo a Candace, la hermana adolescente de Phineas y Ferb haciendo "Evil Boys", emulando a Howlin' Wolf acompañada de una guitarra slide furiosa


sábado, 15 de octubre de 2016

Toots & The Maytals - En vivo en Buenos Aires - 14.10.16

"Este negro me hace llorar" dice el flaco que está al lado nuestro al finalizar "Pomp and Pride". "Si flaco, pienso interiormente, a mi también me hace llorar."  Van casi 14 años casi desde que escucho música con raíces jamaiquinas y siempre quise conocer a Toots Hibbert. Poco antes de la 1 de la mañana, la banda sale a escena y Toots, enfundado en un traje marrón brillante (sin mangas, por supuesto) conquista la Argentina y cumple mi sueño. "Pressure Drop", "Never grow old", "Pepping Tom", "Louie Louie", "Reggae got soul", "Pomp and pride", "One eyed enos"... El show es perfecto: la lista tiene un clásico tras otro, estamos pegados a la valla pero muy tranquilos, el sonido esta correcto, la voz de Toots suena 10 puntos, la banda esta íntegramente formada por negros, y encima al tecladista Charles Farquarson se le muere el sinte, por lo que se tiene que arreglar con piano y hammod... Qué mas podría pedir!

El público se comporta con una devoción y una alegría que pocas veces vi. Claro, todos lo estaban esperando desde siempre. Toots Hibbert (71 años!) devuelve la gentileza y se adueña por completo del momento, con un dominio escénico que lo muestra tal como lo que es, un artista clásico, de esos que no se hacen mas. Estamos ante alguien de la talla de Otis Redding, Bob Marley, Ray Charles... Qué hago acá?! No me entra en la cabeza, lloro un ratito mas cuando suena "Bam bam".

Advertencia: las fotos son malas, las saqué con mi teléfono

Toots & The Maytals no solo es reggae y ska, es soul, es funk, y en muchos momentos es gospel. Ahí tampoco lo podemos creer. Natyslide a mi lado levanta y sacude los brazos al cielo. Siempre quiso estar en una iglesia bautista escuchando plegarias con ritmo gospel y Toots también cumple su sueño. El cantante se convierte en predicador durante gran parte del show.

Entra el stage manager por el fondo y le avisa al guitarrista Carl Harvey (lider musical de la banda) que quedan 10 minutos. Entonces, tocan "Monkey Man", una canción tan universal, que me olvidé que era de Toots!. La fiesta es total, todos saltan y gritan, como monos, claro. Fin del show, se van 30 segundos y vuelven para despedirse con otro de sus mas grandes clásicos: "54-46, That's My Number". Nunca pensé que un show podía resultar tan perfecto.

jueves, 6 de octubre de 2016

The Rolling Stones - Just your fool - 2016

11 años esperando nuevo material de estudio, y ellos salen con un tema de Little Walter! Cómo no amarlos eternamente?! Como adelanto de su nuevo disco, los Stones nos muestran "Just your fool"

El 2 de diciembre de 2016 saldrá a la venta "Blue & Lonesome", el nuevo disco de The Rolling Stones, su primer álbum de estudio luego de 11 años sin lanzamientos. El disco fue grabado en British Groove Studios en Londres en diciembre de 2015, con un sonido crudo, espontáneo y grabado en vivo. La producción estuvo a cargo de Don Was y The Glimmer Twims (Jagger y Richards). La banda – Mick Jagger (vocals & armónica), Keith Richards (guitarra), Charlie Watts (batería), y Ronnie Wood (guitarra) es acompañada por sus viejos laderos, Darryl Jones (bajo) y Chuck Leavell (teclados). Se suman Matt Clifford (teclados) y, en dos de los 12 temas, el tal Eric Clapton en guitarra. Da la casualidad que Eric andaba por el estudio trabajando en su propio material y bueno, así son las cosas entre viejos amigos. Temas de Jimmy Reed, Willie Dixon, Little Walter, Howlin Wolf, llevan a los Stones de vuelta a sus raíces, a aquel sonido que los marcó desde el principio y que siempre ha sido el corazón y el alma de la banda. Como dice Don Was, "este disco es su manifiesto por el amor hacia la música, a tocar y especialmente, al blues". 
Los temas del disco serán – ‘Just Your Fool’, ‘Commit A Crime’, ‘Blue And Lonesome’, ‘All Of Your Love’, ‘I Gotta Go’, ‘Everybody Knows About My Good Thing’, ‘Ride ‘Em On Down’, ‘Hate To See You Go’, ‘Hoo Doo Blues’, ‘Little Rain’, ‘Just Like I Treat You’, ‘I Can’t Quit You Baby’.

Así que no lo dudes y Escuchate Esto!

Fuente: http://www.rollingstones.com/release/blue-lonesome/

Louis Armstrong - West End Blues - 1928

Solo 14 segundos le alcanzan a Louis Armstrong y su trompeta para cambiar para siempre la historia del jazz. Conozcan "West End Blues".

A sus 26 años de edad, Louis Armstrong ya acumulaba experiencia tocando y grabando, y para 1928 tenía su propia banda: The Hot Five. El tema "West End Blues" había sido escrito y grabado originalmente por su mentor, Joe "King" Oliver, pero a Satchmo le pareció buena idea grabarla con su propia banda. El resultado final representa una piedra fundamental para el jazz por varias razones.

La trompeta no solo hace maravillas en la intro antes mencionada; también hay un genial solo de 8 compases sobre el final. Tanto en la parte técnica, como en lo que transmite, Armstrong es inalcanzable. Como dijo Wynton Marsalis, "no hay diferencia entre su alma y su trompeta." Como si esto fuera poco, su aporte vocal en "West End Blues" constituye uno de los primeros ejemplos de "scat". El piano de Earl Hines también es maravilloso.

Hasta entonces, el jazz era considerado como un mero entretenimiento, música de baile, solo una forma de ensamble musical. Pero el vuelo que tuvo esta versión fue algo completamente innovador para la época: el jazz había trepado un escalón mas arriba. Gracias a Armstrong, el genero empezaría a ser considerado como una expresión artística genuina, y su figura comenzaría a erigirse como indiscutible en la cultura norteamericana del siglo XX. Así que no lo dudes y Escuchate Esto!

Musicos:
Louis Armstrong, trompeta y voz
Fred Robinson, trombón
Jimmy Strong, clarinete y saxo tenor

Earl Hines, piano
Mancy Carr, banjo
Zutty Singleton, batería


Fuentes:
history.com
ccriderblues.com